El cáncer cervicouterino, también conocido como cáncer de cuello de la matriz, es un tumor maligno que inicia en el cuello de la matriz y es más frecuente en mujeres mayores de 30 años.

Las mujeres más propensas a tener este tipo de cáncer son aquellas que:

  • Iniciaron sus relaciones sexuales antes de los 18 años
  • Han tenido más de 3 compañeros sexuales
  • Han tenido más de 3 partos
  • Fuman
  • Tienen problemas de desnutrición
  • Tienen infección por el virus del papiloma humano en el cuello de la matriz


Es el crecimiento anormal de las células que se encuentran en el cuello de la matriz. Al inicio las lesiones son tan pequeñas que no se pueden ver a simple vista y duran así varios años.

Cuando el cáncer está en una etapa avanzada se puede ver a simple vista en la exploración ginecológica o causar otras molestias, entre ellas, el sangrado anormal después de la relación sexual, entre los periodos menstruales o después de la menopausia, aumento del flujo de sangrado vía genital con mal olor, dolor de cadera y pérdida de peso.

Cuando apenas inicia, el tratamiento puede ser con cirugía quitando la matriz o con radioterapia y quimioterapia en los casos más avanzados.


Infección por el virus del papiloma humano

Esta infección viral, que es mucho más frecuente en mujeres menores de 30 años, puede causar una displasia cervical. Esta es una lesión precancerosa, que si no se trata y se deja evolucionar, puede llegar a causar un cáncer en un periodo de 10 años o menos.

Los síntomas de la infección viral o de la displasia cervical, son irritación, ardor y dolor en la vagina por aumento del flujo. Puede tener mal olor, que no se quita a pesar de los tratamientos.


¿Cómo detectar la infección viral o displasia cervical?

La forma más fácil es con el papanicolaou, que se debe realizar 1 vez al año.  Es un estudio que se deben hacer todas las mujeres que ya iniciaron relaciones sexuales o que tienen más de 25 años. Consiste en la introducción de un espejo vaginal que permite ver el cuello de la matriz y tomar una muestra de células, que son analizadas para identificar si son normales o presentan alguna alteración.


¿Qué hacer cuando hay un resultado anormal?

Antes de ser cancerosas, las células del cuello de la matriz tienen cambios que las hacen verse diferentes a las normales. A estas alteraciones se les llama displasias o lesiones precursoras del cáncer.

Si el resultado es positivo a displasias o cáncer, la paciente se envía a una clínica de colposcopía en un hospital para corroborar el diagnóstico e iniciar el tratamiento. El tratamiento se hace en el consultorio en forma ambulatoria, es decir, no es necesario internar a la paciente y consiste en congelar, quemar o quitar una pequeña parte del cuello de la matriz.

Si tienes alguna duda sobre el resultado y el tratamiento, pregunta a tu médico para que te explique y te oriente.


¿Cómo la prevengo?

Haciendo uso del preservativo o condón. También puede aplicarse la vacuna contra el virus del papiloma humano a niñas entre los 10 y 12 años o antes de que inicies tu vida sexual activa.


PARA MAS INFORMACIÓN PUEDES SOLICITAR UNA CITA O ENVIAR UN CORREO ELECTRÓNICO CON LAS DUDAS QUE TENGAS.

Iván Jiménez Martínez - Doctoralia.com.mx